domingo, 13 de septiembre de 2009

¿De qué va esto?

Estoy licenciado en psicología clínica y psicopatología, y titulado en producción y realización de obras audiovisuales, y los últimos quince años he trabajado en este sector, tanto en cine como en televisión y publicidad, primero en tareas relacionadas con la producción y luego como guionista. Y partiendo de esos dos mundos que comparten mi tiempo, este blog intentará ser una especie de puente entre ellos, un lugar para hablar tanto de cine y narrativa como de psicología. Y no sólo de psicopatología que, de buenas a primeras, puede parecer lo más divertido, sino también de otras áreas de la psicología que son, a mi modo de ver, mucho más interesantes. Puede resultar fascinante acercarse a como la mente de un «loco» ve el mundo y como eso lo ha recogido el cine, pero no lo será menos —y es mucho más cercano— ver como nuestra mente lidia con situaciones cotidianas bajo las que se esconden una serie de procesos muy complejos e interesantes. Eso sí, lo que no voy a hacer es crítica de cine pues, como muchos sabréis, cuando alguien hace crítica de cine, el niño Jesús llora.

Me animé a comenzar con este blog gracias al ánimo que me han dado algunos bloggers y comentaristas con los que me he topado, entre ellos «lanavajaenelojo», «portrait» o «uralito». Para ellos, y otros que me habré despistado de nombrar, mi agradecimiento. También por eso he escogido comenzar con un tema que surgió a partir de un post de «lanavajaenelojo» para uno de los blogs en que colabora. Se trataba de una crítica sobre la película «An American Crime» y tenía que ver con el final de la misma, inspirado en el relato de Ambrose Bierce «Un incidente en el puente del río Owl».

Así pues, allá vamos.

PD: Este primer post, por su longitud, caería en esa categoría que en el blog «Vicisitud y Sordidez» denominan como: ¡¡¡ÉPICO!!!

7 comentarios:

La navaja en el ojo dijo...

Enhorabuena por el blog. Como el otro post es largo y requiere la previa lectura del relato, me pondré a ello por la tarde, cuando haya resuelto unos cuantos asuntillos. Saludos.

Elperejil dijo...

Vaya, no había visto este comentario hasta ahora... Bienvenida y gracias por ser la primera en comentar. Espero que te guste el post; sí que es largo... y si te ves el corto, aún más, un amiguete me comentó que se pasó 45 minutos con la entrada... casi como un documental de la tele, vaya.

Victor dijo...

Mooooola! Lo seguiré.

Elperejil dijo...

Muchas gracias, Víctor!
Intentaré subir al menos una entrada a la semana, en principio los lunes. Y espero que no sean tan largas a partir de ahora, que esta me quedó de un tocho...

Carlos dijo...

Bueno, hoy ya se me hace tarde...pero lo pongo en mis deberes de la semana, porque largo es un rato.

Ada dijo...

Hey, que conste que lo de los 45 minutos era coña!

Ahora procedería una subsecuente coña en la que dijera que en realidad fue una cantidad de tiempo ligeramente inferior pero no lo haré por no perpetuar la confusión y provocar así una dilación en el tiempo que convertiría este comentario en un metacomentario dada la temática del post que lo originó.

;)

Elperejil dijo...

Bueno... realmente si te lees el relato, y después te ves el corto (que ya dura veintipico minutos) y luego lees todo el post... la cosa no andará tan lejos, jeje...

Los próximos posts no serán tan largos.